?

Log in

Cita de "El amante de lady Chatterley" -D. H. Lawrence-

« previous entry | next entry »
Oct. 4th, 2006 | 05:41 pm

Esta novela fue un hallazgo de esos que estimulan la creencia de que en nuestros actos, búsquedas, encuentros, sorpresas y elecciones hay un hilo conductor invisible. Estaba leyendo Delta de Venus, de Anais Nin, y uno de los personajes femeninos (siempre protagonistas) tenía en sus manos y leía esta novela El amante de Lady Chatterley. No decía el autor, pero yo tuve la certeza en ese momento de que la novela existía. Ese mismo día fui al Parque Rivadavia que, para aquellos que no sean de Buenos Aires o que no acostumbren comprar libros, es un buen lugar para conseguir libros usados (aunque también hay nuevos) y que no se consiguen en las librerías. En los puestos que hay en este parque se pueden hallar libros que estimulen nuestra curiosidad y que nos inviten a comprar y leer. Luego de mirar muchos de estos puestos, llegué a uno en el que me detuve y me llamó la atención un costado en el que se ocultaban algunos libros. Seguí mirando, sin ambargo, sin investigar lo que allí había. Pero existía algo que me decía que posara mis ojos allí. No pude resistir a ese llamado y entonces miré. Allí estaba la novela que yo había presentido que realmente existía. Allí estaba El amante de Lady Chatterley.  No pude hacer otra cosa que sonreir y darle al vendedor la ínfima suma de 8 pesos. El hombre no sabía lo que me estaba llevando. Feliz llegué a mi casa y pude empezar a indagar en aquel enigma. Así comienza la novela: "La nuestra es una época esencialmente trágica; por eso nos negamos a tomarla trágicamente. El cataclismo ha ocurrido. Nos encontramos entre ruinas, y empezamos a construir de nuevo, a tener de nuevo pequeños hábitos, pequeñas esperanzas. Es una tarea ardua: ahora ya no hay un camino fácil hacia el futuro; tenemos que sortear o saltar por encima de los obstáculos. Tenemos que vivir, por muchos cielos que se hayan derrumbado."

D. H. Lawrence, El amante de lady Chatterley, Ed. Alianza, Madrid, 1980, p. 7.

Link | Leave a comment | Share

Comments {0}